Verte bien y gustarte se dice fácil, pero son muy difíciles y aun más juntas, se requiere de compromiso, esfuerzo y mucha actitud, es por eso que a muchas personas les cuesta mucho trabajo lograrlo.

Cambias de actividades, cambias tu entorno, amistades. ¿Por qué no cambiaría tu cuerpo? Entonces, ¿Qué pasa con tu ropa? y con lo que tenemos en nuestro closet, y te entiendo la tarea de verte bien se va complicando por momentos, sí lo sé.

¡La idea es amarte y sentirte bien para poderlo reflejar con la ropa! Cuando te gustas a ti misma te llenas de energía, optimismo, fuerza y de confianza se siente cuando disfrutas vestirte y arreglarte. La autoestima depende da la percepción que tienes de ti misma, es preciso saber que no es que necesites un cuerpo perfecto

La ropa se utiliza para equilibrar tu silueta, como ya mencioné todos los cuerpos no son perfectos, pero el cuerpo más estilizado por decirlo de alguna manera es el reloj de arena, por lo tanto, debemos compensar para llegar a lograr ese efecto sin cirugía, así es que aquí te dejo los tips:

 

Identifica tu propio estilo :

 La idea es que si estás en el proceso de búsqueda de tu estilo no te limites ni te cierres a ciertas prendas. Puedes llevarte una grata sorpresa y descubrir que algo que jamás pensarías que te iba a funcionar en realidad te queda de maravilla. Conseguir un estilo propio y bien definido, no es algo que se logre de la noche a la mañana. Todo es cuestión de paciencia, probar y experimentar. Muchas veces las grandes transformaciones ocurren primero en nuestro interior y, una vez que las asimilamos, las exteriorizamos para lograr el resultado que queremos. No te pongas presiones y disfruta del proceso.

 

Conoce tu cuerpo y aprende a potenciarlo

Cada persona es diferente tanto en gustos como en apariencia, y en definitiva, eso es lo que nos hace únicas, inigualables e irrepetibles. De lo contrario, sería todo demasiado aburrido. Una vez que conoces tu cuerpo y sabes qué prendas destacan lo mejor de ti, es cuando comienzas a disfrutar del proceso. Existen personas que se complican mucho por ir de compras ,no por el hecho de que no les guste hacerlo, sino porque no conocen bien su cuerpo, no han aprendido a quererlo ni a aceptarlo, y el pensar en tener que probarse ropa les produce cierta frustración e incomodidad. Una vez que aprendas a mirarte con otros ojos y sepas qué cosas te van bien, lo empezarás a disfrutar. ¡Ya lo verás!

 

De vez en cuando estrena alguna prenda 

¿Estás en la etapa en la que aprendiste a conocer tu cuerpo y te gusta salir de compras? Si es una actividad que ahora disfrutas hacer, no dudes en darte un gusto de vez en cuando. Estrenar ropa te hace ver renovada, moderna, actual, y por lo tanto, todas esas sensaciones positivas que se originan al usar una prenda nueva, repercute en tu estado de ánimo. Esto no quiere decir que tengas que salir corriendo a comprar cada vez que estés triste, porque se tornaría algo compulsivo. 

 

Elige ropa que te produzca bienestar al usarla 

Elegir ropa que te haga sentir bien es primordial. Es importante que cuando vayas de compras te tomes el tiempo para probarte todas las prendas y comprobar que realmente te gustan, y que además, te quedan como las imaginabas. O, incluso, si en algún momento decides hacer una limpieza profunda en el guardarropa y encuentras prendas que hace años no usas, ¡pruébatelas! Y en base a ello decide qué hacer con ellas. Por una cuestión lógica los gustos cambian y el estilo evoluciona. Así que, si ya no te convence lo que ves al probarte esa ropa de hace 10 años atrás, es hora de que vayas renovando tu clóset.

 

Si no te sientes cómoda, no es para ti.

 No uses prendas con las que no te veas ni te sientas cómoda. Para afianzar tu autoestima primero necesitas seguridad, y eso es algo que se logra con el tiempo a medida que vas conociendo qué es lo que mejor te favorece y qué es aquello que te conviene evitar. Esas camisetas viejas, estiradas y sin personalidad que aún conservas, o esa prenda que te regaló un ser querido tres talles más grandes, pueden tener valor afectivo, pero con seguridad, a la hora de ponértelas no reflejan en lo absoluto lo que te gustaría. En cuanto a la ropa vieja, siempre cabe la posibilidad de renovarla y darle un nuevo valor.

 

A la hora de verte busca buena iluminación

El tema de la iluminación, sea natural o artificial también está relacionado con nuestro estado anímico. No es lo mismo vestirse y mirarse al espejo en un lugar con poca luz, que en los probadores de las tiendas de grandes marcas, donde la iluminación juega un papel fundamental y está pensada para que al mirarnos al espejo nos guste lo que vemos, y por lo tanto, aumente nuestra autoestima. Una buena iluminación hará que veas con otros ojos lo que luces, y en caso de que desees acompañar el estilismo con un delicado maquillaje, te servirá para obtener el efecto deseado en el rostro. 

Nunca compres algo porque esta de moda 

No importa la tendencia o lo que este en ese momento de moda si no te favorece, sé tu misma por encima de la moda. Además siempre hay suficientes opciones para elegir lo que mas te guste o se adapte a tu estilo y no cometas el error de creer que por tener un montón de ropa vas a verte mejor, pues tener demasiadas opciones nos resta visión , tiempo y energía .

 

Comentarios

  • VICTORIA dijo:

    gracias por estos consejos me es muy útil gracias totales.

    26 mayo 2021

  • Vanessa vasquez dijo:

    Elegante modelos….

    14 mayo 2021


Dejar un comentario